Las casas sostenibles son aquellas propiedades que, además de proteger el ecosistema, se construyen para rendir el área en el que se encuentran y los recursos disponibles para aminorar el consumo energético, ahorrando así en costes. En la actualidad, la sostenibilidad de los hogares se está volviendo un asunto de interés para la mayoría de los hogares españoles, ya que la pandemia del coronavirus, al limitar la movilidad de los ciudadanos, ha incrementado el tiempo que pasan en casa.

Por ejemplo, mientras que antes por lo general la gente salía del inmueble por la mañana para ir a trabajar y regresaba por la tarde, ha día de hoy con el teletrabajo pasan la mayor parte del tiempo en el domicilio, consumiendo más energía debido al uso de la calefacción y la luz. En relación a ello, el desembolso energético de las viviendas se incrementa, sobre todo si la vivienda en cuestión no está edificada con materiales ecológicos, que la aíslan de los elementos externos y eluden un gasto energético innecesario para calentar el área.

Tener en cuenta las condiciones climáticas del lugar donde se ubica la casa es, por tanto, la base para construir una propiedad sostenible con una envolvente térmica eficiente.

Ahorro energético

La energía verde en los hogares juega un papel fundamental en la transición energética a causa de su mínimo choque ambiental. Ofrece un camino a las energías no renovables y posibilita luchar contra el calentamiento global no produciendo gases de efecto invernadero o no contaminando.

¿Qué aspecto tienen las “casas verdes”?

La definición de “casa verde” engloba todos los procesos constructivos del edificio, desde los materiales utilizados para construir la casa, que deben ser ecológicos y amigables con el medio ambiente, hasta la habitabilidad del inmueble, que debe tener en cuenta la eficiencia energética del hogar. electrodomésticos, iluminación de bajo consumo y fuentes de luz natural para aminorar el empleo de iluminación artificial.

Eso sí, es importante aprovechar la energía procedente de fuentes renovables mediante el uso de paneles solares en el techo, entre otros métodos, lo que supondrá un importante ahorro en la factura del hogar. De hecho, en países con un clima más rígido que España, las fuentes de energía renovables son muy utilizadas, posiblemente también por la conciencia ecológica que tienen los ciudadanos. España tiene la suerte de contar con un clima propicio para la implantación de energías renovables durante todo el año, por lo que estos recursos naturales deben aprovecharse aún más.

Además de estas medidas, la implantación de la ventilación de doble flujo permitirá renovar el aire del hogar sin tener que abrir las ventanas, lo que minimiza el consumo energético y mejora la calidad ambiental sin perder la temperatura deseada.