La descamación o el más estado de los soportes, la fachada tiene que ir renovándose cada 15 años, lo que nos permitirá que la casa siga teniendo un buen aspecto. Antes de ponerse manos a la obra, debemos tener en cuenta algunos consejos para renovar la fachada.

La fachada es la primera pared de la casa que se enfrenta a las inclemencias del tiempo, la humedad, la contaminación, etc. Con el tiempo, se va deteriorando, con mayor o menor velocidad. Aproximadamente cada 10 años, una primera limpieza de la fachada favorecerá el estado del soporte. Pequeñas grietas son un signo de una necesidad de renovación. Para hacerlo por nuestra propia cuenta o por los servicios de un profesional, la renovación de la fachada requiere cierta disciplina y conocimientos, como para cualquier tarea que queramos realizar en el hogar.

  1. Reconocer una fachada en mal estado

Aunque hay muchos tipos de fachada, con sus propias características, algunos signos son idénticos en todos los medios. El moho en una fachada es un signo de deterioro y de humedad. Cuando la fachada está cubierta por pintura, podría estar deteriorada habiendo perdido color, con un color diferente, por el desgaste del tiempo. La pintura tiene una vida útil, que va asociada al tiempo, podemos encontrar que está esta descarrillada, sobre todo en las zonas más cercanas al suelo.

Otra señal, que es más preocupante, y que puede exigir un poco mas de atención. Ya que puede causar problemas de fugas en el revestimiento. Entre 0 y 2 mm, una grieta puede ser tratada con un revestimiento impermeable. Se considera que hasta los 2 mm,  las necesidades de reparación de grietas se pueden realizar puentes, parches de mortero. A continuación, se detallan trabajos más grandes y que necesitan la intervención de un  profesional.

Rehabilitacion de fachada

  1. Preparación de la parte delantera del reformado

  • La renovación de la fachada dependerá de cómo se encuentre el apoyo principal.  La idea es hacer que el apoyo este  limpio y saludable antes de aplicar un revestimiento o pintura. El primer paso consiste en pulir la fachada y lavar a fondo. El uso de una limpiadora a presión o un cepillo y un rociador de agua, eliminara cualquier imperfección barro, signo de contaminación, etc.. El material suelto también debe ser eliminado.
  • Una vez que el soporte ha sido limpiado de imperfecciones o trastornos, tales como la humedad ascendente o las grietas. Que son indicativos de una estructura en mal estado y deben ser procesados y estabilizarse antes de la instalación de un nuevo revestimiento de fachada.
  • Pensar también en la aplicación, recomendado que lo realice un profesional, un producto  anti-espuma o repelente al agua, es muy importante, realmente protege contra la humedad y la infiltración. La fachada necesita esta protección con el fin de luchar contra la humedad y que sea más persistente al paso del tiempo.

Empresas del sector, son especialistas en la reparación de este tipo de desperfectos, si necesita de alguna empresa seria en Madrid o Guadalajara puede visitar esta web de rehabilitación de fachadas.