La tarima flotante apareció hace ya más de treinta años, ha ido creciendo de forma espectacular, todo debido a sus muchas cualidades, en especial a su fácil instalación, hoy en día es sin duda uno de los suelos más vendidos, encontrando muchas variedades y acabados que satisfacen las necesidades de decoración. Es económico y fácil de mantener, es la principal razón por la que nos puede seducir elegir este tipo de suelo para nuestra vivienda.

El término suelo flotante se refiere a su método de instalación, no es un suelo pegado ni clavado, se irá uniendo entre sí, gracias a un sistema ingenioso de clips, desconectados de la planta propiamente, moviéndose de forma libre, por eso se dice que flota.

 Existen tres tipos de acabados de tarima

El laminado que consiste en un soporte de madera aglomerada dura, una capa decorativa que imita a las diferentes maderas y una capa de desgaste que es trasparente, sin madera noble en su composición. Por otro lado encontramos la que está realizada con madera maciza 100 %.  Y por último la chapa de madera, realizado con una capa de madera natural, que se pega en una o dos capas de aglomerado.La tarima flotante

Se puede encontrar con diferentes anchos, y mezclas, encontrando una que se adecue a nuestra decoración ya sea rustica como contemporánea. Una madera dura, realizada con maderas exóticas como el wengue, para un  alto trafico tendremos que elegir una madera como el roble o la haya, el pino o el arce es adecuado para un tránsito moderado. A la hora de elegir el tipo de tarima es importante que tengamos en cuenta la capa superficial, que es la capa de desgaste, como el acabado, madera maciza, barnizada, etc.

Instalación de la tarima flotante

La instalación la podremos realizar nosotros mismos, solo tendremos que manejar una sierra, ser mañosos, con algún conocimiento técnico. Tendremos que prepara el suelo dejándolo liso, plano, limpio y seco, lo instalaremos dejándolo sin pisar durante 48 horas para que se acople, es importante una capa aislante que evite la humedad, evitaremos su deformación, las cuchillas se irán encajando en el montaje.

Para un buen mantenimiento, es útil limpiarlo con la aspiradora, así evitaremos el polvo, utilizaremos un jabón suave para su limpieza con un paño húmedo o la fregona.