Las plantas al aire libre son geniales y todo, pero hay una manera de decorar el hogar con plantas que es muy innovadora, a la cual se le conoce como el jardines verticales. Las ideas de jardín en contenedores son excelentes si no se dispone de un espacio para un jardín tradicional, sin embargo los jardines verticales en ocasiones también precisan de mucho espacio.

Un jardín vertical cuelga en la pared (o se apoya en una) y apila plantas, por lo que puedes colocar varias en un mismo espacio, maximizando la vegetación e incluso facilitando un poco el riego de las plantas.

No solo son convenientes: los jardines verticales también son una de las principales tendencias de plantas y jardinería en este momento, el interés por este tipo de jardín ha aumentado considerablemente; y las ideas de jardines verticales son realmente factibles en casa.

No requieren herramientas de jardín excesivamente sofisticadas o plantas especiales: puedes comprar plantas online para llenar tu jardín. Y tampoco cuesta una fortuna, aunque por supuesto, eso depende del tipo de marco de jardín vertical que elijas.

Dicho esto, comenzar a crear un jardín vertical puede ser un poco desalentador, hay mucho que considerar. Pero con las ideas y sencillos pasos que encontrarás a continuación, puedes modificar una pared y llenarla de plantas, ya sea grande o pequeña, le dará vida a tu espacio sin demasiada angustia de tu parte.

Las macetas y las plantas de alféizar de las ventanas son excelentes, pero un jardín vertical (especialmente si eliges un marco grande que puede contener varias plantas) está en un nivel completamente diferente, y por ende aquí encontrarás como hacer tu propio jardín vertical.

Decide el tipo de jardín

Hay muchas variedades diferentes de jardines verticales. Una opción fácil es un jardín estilo contenedor, lo que significa que las plantas en macetas se unen a una pared o se muestran en filas, o las macetas se apilan. Otro es un jardín de bolsillo, con plantas metidas en bolsillos hechos de fieltro o lienzo.

Los jardines verticales también se pueden cultivar en una maceta de pared grande de plástico o madera con ranuras o paneles, o en paletas de envío de madera recicladas: para estos sistemas, el suelo está menos contenido, por lo que ocasionalmente se usa una malla de alambre para evitar que el contenido se derrame.

Con paletas de madera para un jardín vertical de bricolaje, la tela de paisajismo se engrapa en la parte posterior, inferior y los lados de la paleta. El interior de la plataforma está completamente lleno de tierra, y las plantas se cultivan en las aberturas de lamas.

Pensar en la colocación

Un jardín vertical puede ir a casi cualquier lugar, en interiores o exteriores. Deja que el tipo de exposición al sol que necesitarán las plantas determina dónde colocarás el jardín. Por ejemplo, si planeas incluir plantas como los cactus, se sugiere elegir un espacio que tenga ‘media exposición’, a plena sombra o pleno sol.

Algunos de los contenedores disponibles son modulares para que puedas colgar las plantas afuera durante el verano y llevarlas adentro para el invierno. Lo cual es sumamente conveniente para que se mantengan en un buen estado.

Escoger las plantas del jardín vertical

Puedes intentar cultivar hierbas, verduras, variedades finales como el filodendro, plantas perennes nativas (plantas o flores que crecen naturalmente en ciertas regiones) y helechos. Debes ser consciente de la ‘flexibilidad’ de estas plantas ya que las estás cultivando verticalmente.

Lo recomendable es que pruebes utilizar las plantas herbáceas más que las leñosas, porque las herbáceas son un poco más flexibles en la forma en que caen. Las variedades leñosas, como árboles, arbustos o enredaderas, tienen tallos rígidos de madera, por lo que crecerán paralelas al piso y sobresaldrán en lugar de fluir hacia abajo.

Por otro lado, las plantas herbáceas, como las flores y los helechos, tienen tallos suaves y verdes, por lo que caerán hacia abajo para obtener ese bonito efecto de arrastre.

En general, querrás elegir plantas de sol o de sombra. También es posible que desees utilizar las que tienen la misma tasa de crecimiento, esto debido a que si colocas una que tiene un crecimiento lento al lado de una con un crecimiento más rápido; el tipo más agresivo se hará cargo y opacará a la otra planta.

Jardines verticales caseros

Comienza con los conceptos básicos de plantación

Usa tierra para macetas, eso es clave. Los jardines verticales se secan rápidamente al igual que las macetas. La tierra para macetas ayuda a retener el agua y a retener la humedad. Otro factor importante es la gravedad, que arrastra el agua hacia abajo.

Las plantas que no necesitan tanta agua se recomiendan para la parte superior del jardín, ya que esa parte se seca rápidamente. Coloca las más adecuadas para condiciones húmedas en la parte inferior del sistema.

Preparar el lugar de antemano

Si estás utilizando una paleta de madera o un recipiente con paneles, querrás cultivar las plantas horizontalmente durante algunas semanas para permitir que las raíces se establezcan y ayuden a mantener el suelo en su lugar.

Si intentas plantarlas verticalmente primero, las raíces tienen que crecer todavía, así que estás lidiando con la gravedad tirando del suelo. A veces las personas usan alambre y pegamento para mantener las plantas juntas, pero cuando cultivas las plantas planamente al principio y luego las levantas, la planta hace el trabajo. También puedes elevar lentamente el contenedor a una posición vertical sobre el curso de unas pocas semanas para asegurar el jardín.

Considera un sistema de riego por goteo

Al principio, tu jardín vertical puede necesitar más mantenimiento que un jardín en el suelo o una planta de contenedores. Estas paredes vivas son más compactas y, por lo tanto, tienen menos tierra, por lo que es posible que tengan que regarse con más frecuencia. El riego puede ser complicado, y cuanto más grande sea la pared viva, más se recomienda incorporar el riego por goteo.

Estos sistemas de goteo van desde los sofisticados, con mangueras y temporizadores, hasta opciones básicas en las que los agujeros en el fondo de las macetas permiten que el agua gotee. También puedes usar una regadera como lo harías con los jardines de contenedores estándar, pero querrás asegurarte de que el agua se distribuya de manera uniforme.