Cómo arreglar la ducha de tu casaLa mayoría de las veces, cuando se nos daña la ducha, no sabemos qué hacer. En el momento de desesperación decidimos llamar a un plomero y terminas gastando bastante dinero, cuando en algunas ocasiones esa reparación era muy sencilla, que podías hacer tu mismo y sin necesidad de gastar tanto. De hecho, en algunos casos desechas la ducha porque piensas que ya no tiene arreglo. Pero es ahí donde te equivocas, a la próxima piensa que vas a poder repararla, solo necesitas la paciencia, atención y tiempo para lograrlo.

 

No es tan complicado como parece

Te explicaremos en unos sencillos pasos, como repararla. No es tan difícil como parece. Lo primero que se debe hacer es desconectar la ducha, si esta está enchufada a un tomacorriente desconéctala, si no, dirígete al centro de carga, y baja el fusible por completo.

Ahora se procede a bajar la ducha, del tubo de alimentación. Te recomendamos que gires la ducha con la entrada de agua hacia abajo, para que no te mojes. Desenrosca el esparcidor y retírelo. Luego, desacople y posicione el cable tierra de modo que permita la retirada del disco separador. Retire el disco separador juntamente con el anillo de vedación. Identifique que la resistencia esté rota y con una tenaza, retire toda la resistencia, primero por la pieza que está suelta, y después por el resto de la resistencia hasta retirarla toda.

Ahora, que ha salido con su medio de transporte a realizar la compra y que ya tiene la resistencia nueva, que puede ser de 110 o 220 voltios, se comienza a instalar la pieza que consta de dos resortes en la ducha. Comienza a instalar con la ayuda de la tenaza el resorte más grande alrededor de la pieza. Colocas el otro resorte más pequeño en la resistencia. Chequee que estén bien colocados.

Solo gastarás comprando la pieza que te tocaría cambiarCómo arreglar la ducha de tu casa

Una vez que ya hayas realizado todos estos pasos, se procede a armar nuevamente la ducha, introduciendo el cable
tierra dentro del disco separador, para luego llevar y presionar el cable hacia el centro del disco. Seguidamente, enrosque el esparcidor. Enchufe nuevamente la ducha, colocándola en el tubo de alimentación de agua para que entre en funcionamiento.

Como verán no es algo complicado, y no se necesita ser ingeniero para reparar algo tan básico. Las resistencias de ducha puedes conseguirlas en cualquier ferretería, así que solo tendrás que gastar un poco de dinero comprando la pieza, pero la mano de obra vas a poder realizarlo tú.