Hoy por hoy las empresas de reformas recomiendan que a la hora de llevar a cabo un cambio en de la vivienda, se aproveche para la instalación de sistemas domóticos y así proporcionar una mayor protección a la vez que una gran comodidad en el hogar. La tecnología ha facilitado el progreso en la automatización de servicios para amoldar a las personas a un clima competente y energético.

La época digital ha evolucionado el sistema de hogares inteligentes y muchas personas ya, no desconfían a la hora de apostar por ello. Se basa en una idea que afianza la seguridad en la vivienda a través de un control de los diferentes aparatos electrónicos del domicilio, de tal forma que el cliente coopera con la eficiencia energética y ayuda a tener un medio ambiente respetuoso, en consecuencia de que este método favorece la reducción del consumo y, por consiguiente, a transmitir menos cantidades de gránulos dañinos que provocan la contaminación de la tierra.

¿Cuál es el funcionamiento de la domótica?

La mecánica de los sistemas domóticos es más simple de lo que parece. Necesitamos una casa que disponga de una una red Wifi y una conexión a Internet. Los dispositivos que configuran la red domótica se auxilian de la red wifi para remitir y recibir la información que reúnen y distribuirla tanto con el usuario como con el resto del sistema.

Los dispositivos de la vivienda, se vinculan a un control remoto que desde la distancia se puede monitorizar. Así, por ejemplo, nuestro GPS del coche puede conectarse con el termostato de nuestra vivienda al percibir que nos aproximamos al domicilio para incrementar la temperatura y conseguir que nuestro hogar esté caliente nada más abrir la puerta.

Este control remoto se coloca gracias a una aplicación en el dispositivo móvil inteligente, o smartphone, y en una tablet electrónica, con la finalidad de favorecer al consumidor el mandato que atribuye a cada dispositivo. De esta forma, se domina todo el poder del hogar en tan solo una mano y se logra la habilidad de coordinar la energía y los elementos del hogar. Dicho de otro modo, planteamos una comunicación directa entre los dispositivos y nuestro cerebro hasta en la distancia, de manera que se consolida un consumo más claro y comprometido.

domotica 2

Beneficios de la domótica en casa

En este aspecto, los sistemas de domótica presentan un sinfín de características positivas a considerar. Puede que no se administre como un dispositivo muy asequible en el mercado actualmente, pero en verdad si se examina como una inversión, a largo plazo se podrá percatar de muchos ahorros en los recibos y consumo que compensan el total del gasto invertido, ya que:

  • Ahorro de energía. La domótica administra piezas de control que colaboran al ahorro de agua, luz, gas. Podemos programar todos los aparatos para que se activen o desenchufen en el instante preciso. El control domótico de la iluminación y climatización controla el manejo del 65% del consumo energético.
  • En lo que a las alarmas se refiere, la domótica ha dado un paso más lejos y posibilita que el cliente pueda tener pleno control desde su teléfono. Por medio de la instalación de cámaras de seguridad y detectores de movimiento, se puede vigilar la vivienda, en tanto que si hay peligro de robo se pueden cerrar y bloquear todas las puertas y ventanas de forma automática.

Teleasistencia. La técnica se constituye mediante un conjunto de sensores que monitoriza las costumbres de vida del usuario como por ejemplo, el tiempo que está en la cama, baño, toma de medicamentos. Los datos conseguidos por estos sensores conforman un perfil que se guarda en un servidor central supervisado por expertos sociosanitarios durante todo el dia.

 

  • Otra de los beneficios que muestra, es que se pueden activar sensores de movimiento para encender y apagar las lámparas. De esta forma, el cliente no tiene que estar al tanto de si hay alguna luz encendida y por consiguiente no está consumiendo más de la cuenta.
  • Finalmente, una nota bastante importante y muy apropiada en caso de emergencia: los programas se encuentran bajo la supervisión de un equipo que, en caso de peligros, responde por el cliente para respaldar su despreocupación por completo. Es decir, en el supuesto caso de que se genere un robo o intento de sabotaje a la vivienda, de forma automática el servicio capta la incidencia y se pone en contacto con los servicios de policía o bomberos.